Viticultura y paisaje

Viticultura y paisaje

  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

junio y julio, CUAJADO Y ENVERO

El calor ha llegado intenso, rotundo. La temperatura máxima de este Junio cálido se sitúa en los 36º. Las elevadas temperaturas de esta primavera compiten con las propias del verano; solamente algunas lluvias contenidas en Abril y Mayo han dado la tregua. El tiempo parece responder a la voluntad humana de salir y hacer (eno)turismo. El trabajo en la viña no termina nunca y éste es el período más decisivo en el viñedo: el ciclo de la vid entra en la etapa del cuajado y envero. Os lo contamos.

Cuajado y envero

Entre finales de Mayo y Junio, y con la llegada del calor, la flor se abre para dar paso a la fecundación. Una vez fecundado, se irá desarrollando para acabar dando lugar al fruto, la uva. Este proceso se conoce como cuajado.

Durante el verano el fruto madura progresivamente, y mudará de color en la etapa llamada de envero, que en el Priorat es en Julio. Nuestro equipo de campo hace el seguimiento del viñedo para así asegurarnos de que la uva tiene un crecimiento óptimo. En el viñedo estalla el color: los granos de uva negra pasan del verde a un rojo intenso y violeta, y los de la uva blanca, a un color amarillento. El verde de la clorofila desaparece dejando paso a los pigmentos propios de cada variedad de uva. Una vez termina el envero, la semilla del fruto está ya formada, sigue una acidez alta y el nivel de azúcar todavía es escaso. El proceso de maduración de la uva determina también los principales componentes aromáticos propios de cada variedad.